Belleza oculta…

 Belleza oculta…

¿ Cuántas veces has oído decir que hay que buscar el lado bueno a todas las cosas ?

 Este es un concepto muy difícil de entender cuando te ves inmerso, en una situación difícil, como la pérdida de un ser querido. Hace unos días, he vivido una de estas situaciones… apenas ha pasado una semana y parece que han pasado meses, la semana más larga de mi vida, coincidiendo además con las Navidades.

El amor, el tiempo y la muerte conectan a todas las personas.

Añoramos el amor, desearíamos más tiempo y tememos a la muerte

El amor es el origen, el nacimiento, lo que nos conecta a todos. Busca el amor en todas las cosas, porque todas las cosas están impregnadas de el.

“Soy el amor, soy el tejido de las cosas. Soy la trama de la vida. Estoy dentro de ti y dentro de todo”

La muerte es el fin el desenlace, lo que nadie quiere asumir.

Y el tiempo es un campo neutro que está entre el origen y el fin, algo que nadie aprecia, pero que todos desean…

“Soy el tiempo, me necesitas. Soy abundante, soy un regalo y tú me desperdicias”

Tendríamos que vivir amando a las personas que nos rodean, diciéndoselo, porque nunca sabemos cuándo se van a ir de nuestro lado y tampoco sabemos lo que ellos necesitan que se lo digamos. Amar a alguien es recordarlo, pensar en él y que una sonrisa ilumine tu cara, cuando recuerdes las cosas que habéis hecho juntos. Así seguramente el momento de la partida será más fácil, para uno y para el otro, todo el mundo tiene los “deberes” hechos y deja aquí las cosas resueltas.

¿Qué decir del tiempo? Disfruta cada minuto que pases con tus seres queridos, es un regalo, el mejor regalo que puedes tener, aprécialo y no lo dejes pasar sin que signifique algo.

Busca la belleza oculta de las cosas… solo debes mirar con el corazón y buscar la conexión con los demás, así podrás ver cosas que con los ojos no puedes ver, disfruta del tiempo, y el final no será más que un cambio de estado…

 Amar y tener tiempo para hacerlo todo antes de morir, esta es la clave…

Anuncios